martes, 12 de febrero de 2019

Con la ilusión de Siempre

Ad-portas del inicio de un nuevo campeonato del fútbol profesional chileno, nadie nos puede quitar el derecho de ilusionarnos y soñar con jornadas memorables e históricas, teniendo como precedente lo que Everton realizó en el Torneo de Verano, y considerando algunos refuerzos que han demostrado en un breve lapso de tiempo que no vienen a pasear a nuestra hermosa ciudad de Viña del Mar, y al planteamiento que ha tratado de plasmar nuestro nuevo director técnico, con un fútbol intenso y aguerrido.

Sin embargo, es muy cierto que los 16 equipos en competencia tienen las mismas aspiraciones, y, la tradicional irregularidad del fútbol chileno, permite también ser cautos en cuanto a los resultados que pueden darse, y que muchas veces van condicionando las motivaciones y metas de un plantel que debe ser fuerte y cohesionado para la consecución de sus objetivos en forma eficiente.
Es por ello que, cada inicio de torneo, analizo el fixture dividiendo el torneo en 3 períodos de 5 fechas cada uno.
Así, considerando los rivales, fechas y la condición de local o visita, me he permitido establecer tres “micro-metas” que se señalan en el cuadro siguiente:


                 
Ahora bien, volviendo a pararnos en el punto de partida, y mirando a nuestro primer rival, debo confesar que este análisis no podré basarlo en una revisión de un partido que la Universidad de Concepción haya jugado durante esta pre-temporada, por lo que les comentaré en base a las incorporaciones que ha tenido, estimando el sistema de juego que su director técnico, Francisco Bozán, planteó el año anterior adaptado al nuevo grupo de jugadores que hoy forman sus filas.
Esto quiere decir que durante la primera rueda, debiéramos obtener al menos 23 puntos. Esperemos que mi vaticinio esté por debajo de lo que Everton puede ser capaz de lograr y lo superemos con creces.

El arquero sigue siendo Cristian Muñoz. En defensa, como lateral derecho está Guillermo Pacheco o Víctor Retamal, y a ambos les gusta proyectarse. Sin embargo, no ejercen buena marca y son lentos en el retroceso. Los centrales son Gustavo Mencia y Diego Rolín o Hans Martínez, quienes cumplen con eficiencia su trabajo. En el sector izquierdo de la defensa irá Germán Voboril, que tiende a cerrarse con los centrales y no se proyecta mucho en ataque.
En mediocampo, su figura y capitán es Alejandro Camargo, volante ventral eficiente, duro y con salidas rápidas hacia sus volantes de apoyo, Hugo Droguett y Luis Pedro Figueroa, o bien, puede ingresar Josepmir Ballón para manejar más la conducción del balón, dejando en ofensiva a Guido Vadalá y al siempre peligroso Patricio Rubio, quien tratará de aprovechar las graves falencias técnicas y futbolistas de Marcos Velásquez. Es de esperar que Cristian Suarez y Cristian Campestrini lo puedan contrarrestar con sus grandes capacidades y su liderazgo.
Universidad de Concepción practica un juego sin mucho vértigo, espera al rival en su zona y busca salir con rapidez desde su mediocampo, con triangulaciones en velocidad que descomponen defensas, logrando apariciones sorpresivas de sus volantes o el finiquito de un delantero matador como es el “Pato” Rubio.
Cuando esta variable no da resultado, incorporan en ataque a Steffan Pino, un jugador de casi 2 metros de alto, que se posiciona en el área para pivotear o cabecear un centro al área y convertir un gol.
¿Qué podemos hacer para ganar este partido?
  1. Aunque suene majadero: Aprovechar nuestra principal fortalez; la habilidad y velocidad de nuestros punteros, esperando que ya podamos contar con Isaac Díaz en el centro del área rival para que reciba el fruto de los desbordes de Maximiliano Cerato o Juan Cuevas.
  2. El mediocampo debe estar atento a la técnica en velocidad que aplican jugadores como Hugo Droguett, Luis Pedro Figueroa o Nicolás Maturana, quienes además tienen buen disparo de media distancia, por lo que es fundamentar el anticipo de Gonzalo Freitas y Diego Orellana.
  3. Igualmente, la preparación de Everton ha sido más intensa en lo que es la puesta a punto futbolista, lo que puede significar un aspecto a favor, dado que hay mayor conocimiento con los compañeros y se pueden haber ido consolidando alianzas al interior del equipo que pueden rendir buenos frutos en el corto plazo.
Es menester recordar que enfrentaremos al equipo que terminó segundo en el torneo anterior, por lo tanto, su base y sistema de juego ya está validado, a diferencia de nuestro equipo, que comienza un nuevo proceso, con un nuevo sistema de juego y con jugadores que aún están en una puesta en marcha. Sin embargo, eso no quita que nosotros como hinchas exijamos desde ya que nuestros jugadores demuestren en cancha que merecen vestir con orgullo nuestros colores y den lo mejor de sus capacidades para conseguir buenos resultados.
Sé que pueden y si se lo proponen, este año será exitoso para nuestro amado Everton de Viña del Mar.
Y como siempre, lo que debemos hacer nosotros como hinchada es apoyar, en las buenas y en las malas, con toda nuestra energía para que nuestros jugadores se prodiguen en cancha y disfrutemos de alegres jornadas durante todo el año 2019.
Mauricio Rivera Cerda

1 comentario:

  1. y los refuerzos? creo que somos el equipo con más pobre renovación de plantilla y eso no se dice.
    leo las declaraciones de nuestro presidente y sus vender humos de que seremos el 4to grande y bla bla bla....y que han invertido para eso?

    ResponderEliminar