miércoles, 4 de abril de 2018

Generación de oro, generación perdida

Era julio del 2016 y un grupo de jóvenes jugadores, dirigidos por el silencioso, pero trabajador Jonathan Orellana, se abrazaban entre la alegría y la ansiedad. Habían ganado y jugarían una final inédita frente a Santiago Wanderers. Estos jóvenes canteranos evertonianos venían con una enorme ilusión. Sabían que de ganar, se abrirían muchas puertas en el fútbol. Además, dirigentes y el DT del primer equipo, podrían ver sus condiciones para considerarlos en el plantel de honor.
Y así, con la ilusión al tope, salieron en el Estadio Municipal de La Pintana dispuestos a comerse el mundo. Primero salió Marco González, lo siguieron Saavedra, Luciano Cisterna y así, uno a uno fueron saludando a esa parcialidad que también dijo presente, ese hincha que viajo aquel sábado lleno de fe y que jamás abandona.
Aquel día, Everton Sub 19 formó de la siguiente manera: González; Carán, J. Cisterna, Carvajal, Saavedra; E. Leiva, Vílches, L. Cisterna; Escobar, Mellado, Riffo.
Suplentes: Márquez, Mehsen, Molina, Morales, Contreras, Murillo


Fotografía: anfp.cl

El resultado fue más que positivo y Everton, en una infartante definición a penales, se coronaba campeón del fútbol chileno en categoría Sub 19. Se festejó, se abrazaron y se ilusionaron. Por si fuera poco, meses después, sumaban otra copa más a sus logros, ganándole la final del año a U. de Chile y este grupo de jóvenes, como leones hambrientos, cosechaban éxitos, esperando la oportunidad y llamado al primer equipo. Se habían ganada esa oportunidad a punto de logros.
Un equipo súper campeón merecía jugar en primera. Incluso, en el año 2014, muchos de estos jóvenes levantaron la copa nacional. Ese equipo Sub 14 que dirigía Rolando Satelices crecía forjando esperanza y ciertos nombre se repetían: Saavedra, Riffo, los hermanos Cisterna, Mehsen, Morales; convirtiéndose a punta de éxitos en una generación dorada, incluso llegando a pensar que podría ser la mejor de la historia.
Pero ¿qué paso en el camino?. ¿Dónde quedó ese futuro esplendoroso?. ¿Cuántos tuvieron la oportunidad de demostrar que podían ser aporte?.

A continuación, cada jugador y su camino seguido:

Marco González: aún permanece en Everton como tercer arquero del plantel de honor, sin haber debutado y alternando en el actual plantel Sub 19.


Mario Carán: hoy en Argentina, jugando en tercera división.
 

Jordano Cisterna: cumplió su etapa juvenil y no fue considerado. Hoy milita en tercera división, en Municipal Limache.

Diego Carvajal: cumplió su etapa juvenil y no fue considerado, retirado del fútbol.

Fernando Saavedra: considerado en el plantel de honor, aún sin debutar.

Eduardo Leiva: Aun pertenece a los registros de Everton, pero fue enviado a préstamo a Barnechea en Primera B.

Luciano Cisterna: al igual que su hermano, se fue a préstamo a Municipal Limache.

Cristián Vílches: aún pertenece a los registros de EVERTON, pero fue enviado a préstamo a San Felipe en Primera B

Ronald Escobar: cumplió su etapa juvenil, no fue considerado y se fue a San Luis. Allá debuto en primera.

Kevin Mellado: jugador perteneciente a los registro de Iquique y que Everton no se hizo de su pase.

Sergio Riffo: en medio del campeonato y con polémicas, quedó libre y se fue a México.


Matías Contreras: pertenece a los registros de Everto, pero fue enviado a préstamo a Unión La Calera

Agustín Völker: se retiró del futbol siendo seleccionado chileno y hoy estudia en Estados Unidos.
Matías Leiva: actual seleccionado nacional de la categoría y tuvo su debut el fin de semana pasador.

Pedro Sánchez: permanece en Everton y alterna en el primer equipo.

Francisco Arenas: no fue considerado por el club y hoy juega en Suecia.

Matías Bravo: se fue a jugar a Perú y defiende los colores de Universitario en cadetes.

Nicolás Márquez: se retiró del futbol.

Mauricio Mehsen. Se fue con su familia a vivir a España.

Brandon Molina: terminó su etapa juvenil, no fue considerado y se retiró del futbol.

Moisés Morales: termino su etapa juvenil, no fue considerado y hoy está en General Velásquez, segunda división.

Pablo Murillo: abandonó el fútbol privilegiando sus estudios

Kevin Beechey: no continuó en Everton y hoy defiende los colores de Municipal Limache

Jonathan Orellana: aún director técnico de la Sub 19. Dirige con el mismo compromiso, disciplina y mentalidad ganadora.


Esta es la realidad de aquella generación, la más ganadora de la historia de la cantera Evertoniana. Muchos ya no están, otros desmotivados eligieron emigrar, pero los que quedan, incluso participes activos de selecciones menores, aún tienen esa pequeña esperanza de algún día próximo poder triunfar en Primera División con la camiseta que más aman, la de Everton de Viña del Mar.

1 comentario:

  1. Lamentablemente en este país no se les da la oportunidad a los jóvenes. Prefieren contratar jugadores de 3a. y 4a. categoría, por el sólo hecho, de ser extranjeros. Además, esto está vinculado a la mafia de los representantes.

    ResponderEliminar